artículos

Cualidades distintas en la cuarentena

Al nacer, Eduardo Frontano Sánchez fue diagnosticado con parálisis cerebral, enfermedad que no le impidió disfrutar de una vida digna y de una educación de calidad, por el contrario, se convirtió en una motivación para salir adelante y desarrollarse profesionalmente.

Eduardo es un reconocido conferencista y motivador en su país, donde ha trabajado para algunas de las más importantes empresas en las áreas de adiestramiento y selección de personal, consultoría organizacional, mercadeo y administración. Hoy es referente en temas de inclusión laboral para personas con discapacidad.

Eduardo Frontado Sánchez es Licenciado en Comunicación Social, con Mención en Comunicaciones Publicitarias, de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) de Caracas, Venezuela. Además, tiene una Maestría como Especialista en Desarrollo Organizacional de la misma alma mater.

Eduardo es especialista en temas de inclusión laboral y discapacidad. Su condición lo hace sentirse orgulloso y es un claro ejemplo de cómo romper paradigmas, nació con parálisis cerebral y durante años ha sido un referente de liderazgo, hizo de sus capacidades y no de su condición física su mejor carta de presentación.

¿Cómo ha sido esta cuarentena Eduardo?

La cuarentena ha tenido consecuencias muy positivas para mí en cuanto a mi crecimiento personal, no debo correr hacia los centros de ejercicios y aun cuando no he dejado de hacer algunos de ellos, tengo mucho más tiempo disponible para pensar, reflexionar, investigar, preparar nuevos artículos y conferencias.

Lo mejor de todo es que he reflexionado sobre la necesidad de reinventarnos porque a la salida de esta situación nos espera un mundo nuevo, totalmente desconocido, el cual deberá buscar la forma de funcionar bajo parámetros distintos, siendo un periodo de adaptación. Aquel que esté preparado para ello sobrevivirá de una manera satisfactoria, el restante sentirá que sigue en “crisis”.

Este tiempo de aislamiento que vivimos durante la cuarentena, me conduce a cambios, especialmente en actitud, aprender a estar conectado conmigo mismo, a valorar mi casa, esa que rediseñó mamá para que mi adaptación en la vida fuera sencilla, ahora comprendo porque me levanto hacer lo que hago. Tuve la fortuna de tener apoyo en cada proceso médico, es por eso que jamás sentí que no podía tener una vida normal.

El encierro no es fácil para nadie y más por lo que somos seres sociables, cuesta mantenernos en un solo espacio y con las mismas personas. He logrado gerenciar mis trabajos a través de las herramientas digitales, he sido más curioso y he aprendido a darle un mejor uso a cada aplicación.

Al no tener la persona que nos ayuda en casa, he sido más independiente, dejando aún lado las excusas. Controlar el estrés y la ansiedad es tarea diaria, una vez reviso el reloj y son las 6:00 p.m. empieza una sensación de malestar que logro mejorar con mis pensamientos positivos.

Este tiempo definitivamente es de introspección. Aceptar la realidad es el primer paso para enfocarnos y continuar; haciendo del miedo una oportunidad y no un obstáculo.

Eduardo nos comenta lo importante de aprovechar esta cuarentena mundial para reenfocar la vida, quizás algunos estaban asumiendo un camino por obligación y no por elección. Este “pare” permite al ser humano, ser más solidario, incluyente y unido. Reconocer la felicidad desde un concepto más de humanidad.

¿Qué actividades recomienda o propone para las personas en condición de discapacidad en medio de esta situación?

  • Reflexionar con el único fin de aprender a vivir el día a día, el futuro es solo un eterno presente.
  •  Reinventar para poder enfrentar lo que traerá este nuevo mundo que aún no acaba de despertar.
  • Hacer más ejercicio que de costumbre y enfocarse en perfeccionar lo que nos cuesta trabajo realizar.

¿Qué hará Eduardo una vez abran fronteras?

Seguir exponiendo el tema sobre inclusión, sueño con un mundo más equilibrado y capaz de comprender que las condiciones físicas no limitan, por el contrario, abren un mundo de posibilidades. Lo dice una persona con cualidades distintas.

Debo aceptar que no ha sido fácil vivir en la diferencia. Sin embargo, ha sido mi propia existencia la que se ha encargado de enseñarme algunas de las más importantes lecciones en materia de inclusión y superación, gracias a las cuales he podido ayudar a muchas personas a encontrar oportunidades hasta en las adversidades y que han hecho de mi, un ser humano absolutamente feliz.

Dedicaré más tiempo a llevar este mensaje que tiene mi alma, “lo distinto nos une, no nos separa”.  Expondré los tropiezos que enfrentamos actualmente todos los discapacitados, oferta limitada de trabajo, pocas compañías nos tienen en cuenta para conformar su equipo, aquellos obstáculos físicos, como, el acceso a los edificios (centros de salud, hospitales, empresas, etc.), la poca señalización y espacios pensados para nuestro bienestar, los baños y ascensores de la mayoría de los lugares en Latinoamérica aún no están diseñados para nosotros.

¿Te has preguntado lo que significa tener la silla de la mitad en un avión o saber que viajar solo no es una opción conveniente pues no hay rampa para subir con tu silla de ruedas sin necesitar depender todo el trayecto 100% de alguien? Hay un tema que pocos evidencian y que es muy importante: para nosotros ser capaces de vivir autónomos es dignidad.

Esta cuarentena nos permite comprender un poco como es el día a día de las personas con cualidades distintas, el hecho de permanecer gran parte del tiempo en casa nos enseña, de manera viva y dramática el panorama de una persona con cualidades distintas en el mundo.

No poder asistir a la gran mayoría de eventos, es una de las restricciones cotidianas que tenemos nosotros. Este periodo de reflexión obligado por la prohibición de la movilidad nos ha llevado a generar material de libre acceso para todos sin la necesidad de desplazarnos a ningún sitio para participar, pero, sobre todo nos ha permitido adherirnos a nuestro ADN una consciencia oportuna por el prójimo, dejando un lado el protagonismo de nuestro ser.

Para concluir lo dicho por Eduardo, cabe destacar que la cuarentena ha creado un legado en la población de las personas con cualidades distintas. En este tiempo de aislamiento, no existe exclusión, todos estamos en las mismas condiciones, residimos en casa, solos, con la pareja o con la familia y trabajamos la mayor parte del tiempo por internet. En este medio no existen diferencias, por ende, tenemos inclusión.

Cifras y datos sobre discapacidad:

  • Según informe de la Organización Mundial de la Salud del año 2019 más de mil millones de personas, es decir un 15% de la población mundial padece de alguna forma de discapacidad.
  • Entre 110 millones y 190 millones de personas, aproximadamente un 5% de los habitantes del mundo, tienen una discapacidad considerable.
  • Actualmente son pocas las personas con discapacidad que tienen los recursos necesarios para tener una buena calidad de vida. La desigualdad sigue siendo un contexto que deben asumir a diario las personas con cualidades distintas.
  • La promesa para el 2030 según la Agenda para el Desarrollo Sostenible General de las Naciones Unidas es reducir la desigualdad y promover la inclusión social, económica y política en el mundo entero, afirmó, Antonio Guterres, secretario general de la ONU.

Por: Leticia Zornosa  y Camila Becerra 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *