artículos

Recuperando lo humano en la era digital: agradecer, cultivar afectos y vivir plenamente

En la vorágine de la vida moderna, marcada por la velocidad, la inmediatez y la constante conexión a través de la tecnología, a menudo relegamos a un segundo plano la importancia de lo humano. Si bien la rapidez en el trabajo y la capacidad de respuesta son cruciales, no podemos perder de vista el valor insustituible del calor humano en nuestras vidas.

En un mundo donde las redes sociales dictan el ritmo de nuestras interacciones y las demandas laborales exigen respuestas instantáneas, los afectos a veces parecen quedar en la sombra. No obstante, sostengo firmemente que ninguna cantidad de trabajo rápido puede sustituir la importancia de un abrazo reconfortante o de escuchar las palabras sinceras de alguien que te quiere, independientemente de las circunstancias.

Cultivar relaciones, lejos de significar evitar diferencias o separaciones, implica nutrir la amistad mediante gestos simples pero significativos. Una llamada para preguntar cómo está alguien, ofrecer ayuda o simplemente compartir experiencias diarias puede ser un acto poderoso que fortalece los lazos humanos.

LEE TAMBIÉN “INTELIGENCIA ARTIFICIAL COMO HERRAMIENTA DE INCLUSIÓN Y EVOLUCIÓN HUMANA”

La gratitud, además, se revela como una forma fundamental de cultivar no solo la amistad sino también nuestro propio crecimiento interno. Aprender a agradecer incluso por las situaciones difíciles, aquellas que en el momento parecen incomprensibles, es esencial para encontrar significado en cada experiencia.

La vida es un viaje efímero que debemos saborear plenamente. Agradecer cada momento, comprender que como seres humanos debemos atravesar la vida y no permitir que esta nos pase por delante, constituye la esencia de vivir con plenitud.

La salud mental, a menudo envuelta en mitos y estigmatizaciones, debería considerarse como una herramienta valiosa para el crecimiento personal. Buscar la ayuda de profesionales no es signo de debilidad, sino una oportunidad para crecer y entender aspectos de nuestra vida que quizás no vemos con claridad.

Cambiar la perspectiva hacia aquellos que nos rodean es una habilidad esencial. Pedir ayuda no es sinónimo de debilidad, sino un acto de inteligencia y valentía. En la vida, se requiere un toque de locura sana para enfrentarla con la audacia necesaria y experimentarla plenamente.

No olvidemos que el ser humano es del tamaño de sus sueños. Más allá de agradecer a nosotros mismos y a quienes nos rodean, es imperativo elevarnos tan alto como anhelamos. La vida se trata de vivirla con intensidad, de abrazar la locura, de cultivar relaciones y de agradecer cada paso en este breve pero significativo viaje llamado vida.

Por eduardo Frontado Sánchez